Archivo de la categoría: Pensamientos

Bicicletas cargo, opción urbana

El embotellamiento de los centros urbanos ha llevado a desvalorizar el automóvil en la planificación urbana, agregado a los aspectos negativos ecológicos muy bien conocidos. Esto hace que el ser humano busque medios de transporte mucho más funcionales, prácticos,  pequeños, y sobre todo ECOLÓGICOS.

Las bicicletas tienen diferentes formas, y desde la invención de Leonardo Da Vinci en el S XV hasta hoy siempre ha respetado su carácter funcional a las actividades para las cuales fueron pensadas o adaptadas. Bicicletas de paseo, de carrera, bicicletas de montaña, bicicletas para trabajos específicos el afilador, diarieros, etc.

En la ciudad de Rosario, el uso de la bicicleta está llegando a todos los rubros. Muchas veces resulta una dificultad logística y de diseño poder transportar a niños, o cargas pesadas. Como respuesta a estos problemas existen alternativas o adaptaciones de diseños de bicicletas muy utilizados (playeras, bicicletas de paseo tipo inglesa o mountain bikes) a los que con porta paquetes y asientos especiales para niños se los puede adaptar a las comodidades de cada caso particular. Pero terminan muchas veces resultando incómodos y se tienen dos opciones: – no usar la bici y elegir otro medio de transporte para tal función, o – adaptarse a dicha incomodidad y seguir usando la bici.
Tal vez algún osado intente buscar alguna solución en internet. Es ahí cuando nos encontramos con modelos de bicicletas que se usan en sociedades muy distintas a las nuestras, tal vez en países del hemisferio norte o de el primer mundo, donde la concepción cultural sobre bicicletas es otra. Tal vez lejana, tal vez utópica para nosotros, pero no imposible. Así es como pensó un rosarino, Nicolás Uberti para ayudar a un amigo, que le propuso pensar en conjunto una manera práctica, segura y cómoda de llevar a sus hijos a la escuela. De esta manera nació un proyecto, una realidad, hoy en día su trabajo de fabricar “bicicletas cargo”, con un modelo inspirado en diseños europeos.

IMG_0583

Esta bicicletas cargo soportan hasta 110 kg de peso en su lugar de carga. Son de acero cromo que soporta mucho peso, de todos los aceros es uno de los más resistentes y que trasmite menor vibración a la estructura. Posee rueda trasera rodado 26 y delantera 24. Posee cambios traseros Y mide solo 1 metro más de lo que mide una bicicleta convencional. Su precio es accesible teniendo en cuenta los precios de otras bicicletas de transporte como lo son las que utilizan los diarieros o heladeros.
Tienen buena geometría que las asemeja con bicicletas de paseo. La postura de los ciclistas que pedalean es erguida y son fáciles de maniobrar gracias a sus rotulas y varillas inferiores de transmición del movimiento del manubrio a la dirección delanteraIMG_0585

Ahora resulta una excusa decir que no podés llevar a tus hijos a la escuela o hacer las compras del supermercado en bicicleta. La solución existe y se fabrica en Rosario. Bicicletas cargo, una alternativa ciclista urbana.

Para contactar:
web: 
http://www.montacle.com/
Facebook: Montacle Cargobike
Pagina de FB: MONTACLE
Twitter: @MontacleBike

Anuncios

Uso de Casco…

Muchas veces cuando un ciclista opina sobre normas viales el resto de la gente le cuestiona sobre el uso del casco. Parece ser que no usarlo genera en los demás la automática desestimación de que todo lo que éste diga queda bajo el velo del cuestionamiento. Pero ¿cuánto de real y cuánto de verdad hay en: “el casco salva vidas”?

Como dice Agustin Valle en su artículo “Bases del ciclismo como pensamiento urbano”  que hemos publicado hace tiempo: “En la calle las cosas se ven de otro modo, su estética se define no según un combinado de forma-color-textura-movimiento sino según su rol en el cofuncionamiento público. Porque en el espacio público, de las cosas importan ante todo sus efectos. El casco tiene una estética muy clara: la estética del cuidado. (…)” Pero esto creo que va más alla de la presentación ante los otros actores del transito como seres de cuidado. Tiene importancia cultural en otros aspectos: la Federación Europea de Ciclismo expone en uno de sus artículos argumentos muy bien estudiados en cada una de sus ciudades sobre el uso del casco y su legislación, y entre estos argumentos se destacan los siguientes:

  • Los cascos para ciclistas salvan vidas, pero esto está sobre estimado. Si su uso se obligara provocaría un menor uso de la bicicleta y esto llevaría a más muertes por ataques al corazón y otras enfermedades de la vida sedentaria.
  • Los ciclistas no tienen los mismo argumentos que los motociclistas para usar el casco y hacer de esto una obligación legislada. Vivir es ya de por sí una actividad arriesgada, y la gente se hiere o muere en muchos tipos de accidentes. Comparado con otros modos de transporte y con otras actividades, el ciclismo no es ni mucho menos tan peligroso como las personas que no van en bicicleta. En realidad, tanto para ciclistas como para peatones, los accidentes de tráfico graves y mortales suelen tener un origen común: atropellamiento por un vehículo motorizado. Para resolver este problema, habría que eliminar la causa de los atropellos: la velocidad excesiva y la falta de atención.
  • La existencia de otras modalidades de ciclismo (ciclismo de montaña, ciclismo de ruta, etc) mucho más arriesgadas que el ciclismo urbano no justifica que se obligue el uso del casco a toda la población ciclista.
  • Los cascos para ciclistas no protegen contra la mayoría de los accidentes mortales. Desde el punto de vista de la seguridad vial, promover el casco es sólo tratar los síntomas en vez del mal de origen: la verdadera prevención consistiría en reducir las causas y la frecuencia de los accidentes. Algunas investigaciones médicas sugieren que el uso del casco ha reducido el número de heridas craneales en ciclistas entre un uno y un cincuenta por ciento. Pero en general no se informa del motivo de tal reducción. Si es a causa de la reducción paralela del número de ciclistas, entonces no es el casco sino la disuasión la que provocó el fenómeno.
  • Es una falacia decir:  “Las campañas en favor del uso voluntario del casco no funcionan, por tanto el casco debe ser obligatorio“.  Este argumento presupone que el casco es el “último grito” en materia de seguridad vial, lo cual no es cierto. Crear condiciones de tráfico más seguras es infinitamente más efectivo. Legislar sobre el casco puede incluso distraer esfuerzos en favor de un entorno viario más seguro, lo cual sería contraproducente en términos de seguridad vial real. Por otra parte, una legislación que obligue a los/as ciclistas a llevar casco requeriría una continua vigilancia para que se cumpla, y aún así es muy probable que no se consiga un nivel satisfactorio de cumplimiento. Con ello, se contribuiría a disminuir la credibilidad de las normas de tráfico y de las leyes en general.

Como cualquier otro modo de transporte, ir en bicicleta no es seguro al cien por cien, pero no es, ni mucho menos, tan peligroso como mucha gente piensa.

En los últimos años, el doctor Mayer Hillman, del instituto de investigación británico Policy Studies Institute, ha publicado varios estudios sobre ciclismo y salud. Ha calculado en uno de ellos que los años de vida ganados al ir en bicicleta regularmente sobrepasan a los años de vida perdidos en accidentes en una proporción de 20 a 1, y eso en un país donde la tasa de accidentalidad ciclista es alta. Cifras del Reino Unido muestran también que la gente que utiliza la bicicleta vive más años y en mejor estado de salud que quienes no lo hacen.

Estudios similares fueron realizados por la Federación Danesa de Ciclistas. Usando datos de investigación médica, se calculó que 5 millones de daneses y danesas, que circulan en bicicleta una media de 3 Km diarios, añaden un total de 40.000 años a sus vidas. Por otro lado, una media de 80 ciclistas daneses/as mueren en accidentes de tráfico cada año; con una esperanza de vida media de 70 años, y teniendo en cuenta la edad media de los/as ciclistas muertos/as, esto implica una pérdida de 3.500 años de vida. Es decir: En Dinamarca se ganan anualmente un total de 36.500 años de vida gracias al uso de la bicicleta.

Aunque todavía haya un cierto número de factores no estudiados, este cálculo muestra que el uso regular de la bicicleta es beneficioso para la salud de una nación.

¿SEGUÍS CREYENDO QUE HAY QUE USAR CASCO?

Fuentes:
– http://www.ccub.org/
– http://www.esciclismo.com/ampliada.asp?Id=27660
– http://www.change.org/es-AR/peticiones/noalcascoobligatorioconbici

Polémica Renovada

Se renueva la polémica de calle salta una vez más en medios de comunicación escritos de nuestra ciudad. Y es que a veces parece que las adversidades urbanas fueran más fuertes que las ganas de salir a pedalear. Más específicamente nos referimos a la nota publicada en el Diario La Capital : http://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/La-bicisenda-de-calle-Salta-suma-criticas-y-accidentes-de-ciclistas-20130925-0013.html en la cual a manera crónica se relata el accidente de una ciclista en la tan emblemática ciclovía.

¿Esto es nuevo? No! es lo primero que uno se animaría contestar. Y la noticia parece ser una excusa más para culpabilizar a las construcciones viales, a los ciclistas y a las proyecciones viales que lo único que tratan es de optimizar el flujo y el bienestar entre cada uno de los actores en el tránsito.

Es difícil escribir sin el prejuicio y la fantasía de estabilidad que nos genera el consumo del automóvil, jerarquizándolo a este por sobre el resto de los demás vehículos que intervienen en el ecosistema urbano, y sin dar lugar a la posibilidad de otro tipo de realidades que obliguen al uso de uno o de otro trasporte. Pero parece ser que el último y más perjudicado siempre es el ciclista y es un reflejo de lo poco que se debate el tema, de lo poco que nos incluimos en temas cívicos (planificación urbana, reclamos, dispositivos de inclusión y opinión ciudadana, etc) y no dejamos de ver nuestro lugar singular, no nos permitimos pensar en el “otro”, en el vecino, en el que tengo al lado.

Como último me gustaría invitar a cualquier periodista interesado a circular en bicicleta por la ciudad y ver cual es la verdadera realidad de la que tanto hablamos los ciclistas que seguimos sintiéndonos avasallados y apartados muchas veces desde lo urbano, lo político y las propuestas gubernamentales.

Incertidumbre, Ignorancia, Egoismo

A raíz de la nota publicada en Rosario 3 nos vemos obligados a empezar un plan de acción. En general las notas periodísticas van apuntadas a favor de los ciclistas. Pero hunden en un mar de incertidumbre la temática para gente que no es usuario de ese espacio publico, que no utilizan la bicicleta, o tal vez no saben mucho del tema. Y como dice el dicho “A río revuelto ganancia de pescador” como los nombra en la nota, los “comerciantes y vecinos”, que solamente son dueños de dos o tres de los comercios y sus empleados, aprovechan esta situación para generar presión a los ediles responsables en el tema.
¿Seguimos debatiendo si hacer o no hacer una ciclovía? ¿Seguimos priorizando la ganancia económica frente a todos los beneficios de una ciclovía? Es decir: Mejor calidad de vida, igualdad, equidad, e inclusión social, reducción del impacto ambiental, disminución de la inseguridad, pacifica¡ción del tránsito urbano, etc. Seguimos priorizando el uso de un vehículo que trae más muertes al año que las producidas por enfermedad cardiovascular. ¿Estos “vecinos y comerciantes” no piensan que  los cientos de niños y adolescentes que transitan por esta arteria vial para ir a las escuelas puedan usar la bicicleta como medio de transporte?

¿IGNORANCIA O PURO EGOÍSMO?

No nos quedaremos de brazos cruzados como los autos se quedan estacionados más tiempo sobre esta obra inconclusa.

Desidia Ciclista

A casi un año del video de nuestro amigo Gabriel, que muestra la odisea que representa poder ir al centro de la ciudad y dejar atada la bicicleta en un lugar seguro ¿Qué se logró?

https://ciclismourbanorosario.wordpress.com/2011/03/15/odisea-de-un-cicilista-para-atar-bicicleta-nadie-cumple-con-ord-405286-rosario/ 

La respuesta es más que una decepción para todos aquellos que usan la bicicleta como medio de transporte diario. La ordenanza municipal 4052/86 que establece que todas las playas de estacionamiento con lugar para más de 30 autos deben destinar los metros cuadrados de un “automóvil grande” para que se puedan dejar bicicletas gratuitamente, no se cumple en ninguna parte de la ciudad. Y más aún, después de los controles municipales, que no lograron nada, los dueños de las playas hacen oídos sordos. Tanto a las exigencias municipales como la de ciclistas.

Se aprobó en Julio del 2010 una resolución en el consejo de liberante donde se anexaban 4 puntos a la ordenanza donde se comprometían a hacer campaña de difusión desde la Municipio para que esto se sepa por la ciudadanía, se reglamentaban sanciones para las playas que no cumplieran y varias cosas más que no ocurrieron, ni ocurren. ¿Ignorancia? ¿ Egoísmo a caso?

Hoy en el diario La Capital se publicó una nota que dice: “El municipio refuerza el proyecto de la bicisenda en calle Salta“. Suena irónico seguir creyendo este tipo de enunciados. Calle Salta se ha transformado en el símbolo de la situación que todos los ciclistas lidiamos en la calle: ignorancia por parte de los actores del tránsito, falta de respeto y tolerancia, agregado a la gran negligencia y falta de respuesta por parte del estado.

El municipio adhiere a un “Plan Integral de Movilidad Urbana” por medio del cual se compromete a promover el uso de la bicicleta. Las acciones que está llevando a cabo parecieran que no fuera así. Sino todo lo contrario, pareciera que coaccionara en contra.

¿Por cuanto más los que pedaleamos las calles debemos soportar estas situaciones?

 

 

Día Mundial de la Diabetes

14 de noviembre

Este evento anual sirve para generar en todo el mundo mayor conciencia del problema que supone la diabetes, del vertiginoso aumento por doquier de las tasas de morbilidad y de la forma de evitar la enfermedad en la mayoría de los casos. El Día Mundial de la Diabetes, instituido por iniciativa de la Federación Internacional de la Diabetes y la OMS, se celebra el 14 de noviembre para conmemorar el aniversario del nacimiento de Frederick Banting, quien, junto con Charles Best, tuvo un papel determinante en el descubrimiento en 1922 de la insulina, hormona que permite tratar a los diabéticos y salvarles la vida.

La OMS estima que en el mundo hay 346 millones de personas con diabetes, guarismo que muy probablemente, de no mediar intervención alguna, para 2030 se habrá más que duplicado. Casi el 80% de las muertes por diabetes se producen en países de ingresos bajos o medios.

USÁ LA BICI TODOS LOS DÍAS.

Para considerar un poco.

“…Imaginemos una aldea donde 100 hambrientos individuos están a punto de almorzar su diaria ración de 100 porotos. De repente, 100 hambrientos bandidos toman por asalto la aldea. Cada uno de estos 100 bandidos ROBA a uno de los individuos la ración ENTERA de 100 porotos, y luego huye.

A la semana siguiente los 100 bandidos planean repetir su expedición a la aldea. Uno de ellos pregunta al resto si es CORRECTO robar a los pobres.
Otro bandido propone que para no sentir la responsabilidad de estar robando a los pobres, cada bandido debería robar solo UN poroto a cada aldeano. Como la pérdida de UN poroto no debería ser TAN catastrófica para cada aldeano, cada bandido seria solo responsable por un pequeñísimo daño.
Los bandidos llevan adelante su plan, robando solo UN poroto de cada aldeano y huyendo con sus propias bolsas llenas con 100 porotos. Los bandidos duermen en PAZ, creyendo que cada uno ha hecho un pequeño daño. Los aldeanos sienten que el daño es exactamente igual al de la semana anterior.

Pregunta:

¿Cómo medir cuan individualmente responsables somos de los daños que grupalmente causamos?…”

Jonathan Glover (1975); en “The Ethics of What we Eat” de Peter Singer y Jim Mason (2006)