Uso de Casco…

Muchas veces cuando un ciclista opina sobre normas viales el resto de la gente le cuestiona sobre el uso del casco. Parece ser que no usarlo genera en los demás la automática desestimación de que todo lo que éste diga queda bajo el velo del cuestionamiento. Pero ¿cuánto de real y cuánto de verdad hay en: “el casco salva vidas”?

Como dice Agustin Valle en su artículo “Bases del ciclismo como pensamiento urbano”  que hemos publicado hace tiempo: “En la calle las cosas se ven de otro modo, su estética se define no según un combinado de forma-color-textura-movimiento sino según su rol en el cofuncionamiento público. Porque en el espacio público, de las cosas importan ante todo sus efectos. El casco tiene una estética muy clara: la estética del cuidado. (…)” Pero esto creo que va más alla de la presentación ante los otros actores del transito como seres de cuidado. Tiene importancia cultural en otros aspectos: la Federación Europea de Ciclismo expone en uno de sus artículos argumentos muy bien estudiados en cada una de sus ciudades sobre el uso del casco y su legislación, y entre estos argumentos se destacan los siguientes:

  • Los cascos para ciclistas salvan vidas, pero esto está sobre estimado. Si su uso se obligara provocaría un menor uso de la bicicleta y esto llevaría a más muertes por ataques al corazón y otras enfermedades de la vida sedentaria.
  • Los ciclistas no tienen los mismo argumentos que los motociclistas para usar el casco y hacer de esto una obligación legislada. Vivir es ya de por sí una actividad arriesgada, y la gente se hiere o muere en muchos tipos de accidentes. Comparado con otros modos de transporte y con otras actividades, el ciclismo no es ni mucho menos tan peligroso como las personas que no van en bicicleta. En realidad, tanto para ciclistas como para peatones, los accidentes de tráfico graves y mortales suelen tener un origen común: atropellamiento por un vehículo motorizado. Para resolver este problema, habría que eliminar la causa de los atropellos: la velocidad excesiva y la falta de atención.
  • La existencia de otras modalidades de ciclismo (ciclismo de montaña, ciclismo de ruta, etc) mucho más arriesgadas que el ciclismo urbano no justifica que se obligue el uso del casco a toda la población ciclista.
  • Los cascos para ciclistas no protegen contra la mayoría de los accidentes mortales. Desde el punto de vista de la seguridad vial, promover el casco es sólo tratar los síntomas en vez del mal de origen: la verdadera prevención consistiría en reducir las causas y la frecuencia de los accidentes. Algunas investigaciones médicas sugieren que el uso del casco ha reducido el número de heridas craneales en ciclistas entre un uno y un cincuenta por ciento. Pero en general no se informa del motivo de tal reducción. Si es a causa de la reducción paralela del número de ciclistas, entonces no es el casco sino la disuasión la que provocó el fenómeno.
  • Es una falacia decir:  “Las campañas en favor del uso voluntario del casco no funcionan, por tanto el casco debe ser obligatorio“.  Este argumento presupone que el casco es el “último grito” en materia de seguridad vial, lo cual no es cierto. Crear condiciones de tráfico más seguras es infinitamente más efectivo. Legislar sobre el casco puede incluso distraer esfuerzos en favor de un entorno viario más seguro, lo cual sería contraproducente en términos de seguridad vial real. Por otra parte, una legislación que obligue a los/as ciclistas a llevar casco requeriría una continua vigilancia para que se cumpla, y aún así es muy probable que no se consiga un nivel satisfactorio de cumplimiento. Con ello, se contribuiría a disminuir la credibilidad de las normas de tráfico y de las leyes en general.

Como cualquier otro modo de transporte, ir en bicicleta no es seguro al cien por cien, pero no es, ni mucho menos, tan peligroso como mucha gente piensa.

En los últimos años, el doctor Mayer Hillman, del instituto de investigación británico Policy Studies Institute, ha publicado varios estudios sobre ciclismo y salud. Ha calculado en uno de ellos que los años de vida ganados al ir en bicicleta regularmente sobrepasan a los años de vida perdidos en accidentes en una proporción de 20 a 1, y eso en un país donde la tasa de accidentalidad ciclista es alta. Cifras del Reino Unido muestran también que la gente que utiliza la bicicleta vive más años y en mejor estado de salud que quienes no lo hacen.

Estudios similares fueron realizados por la Federación Danesa de Ciclistas. Usando datos de investigación médica, se calculó que 5 millones de daneses y danesas, que circulan en bicicleta una media de 3 Km diarios, añaden un total de 40.000 años a sus vidas. Por otro lado, una media de 80 ciclistas daneses/as mueren en accidentes de tráfico cada año; con una esperanza de vida media de 70 años, y teniendo en cuenta la edad media de los/as ciclistas muertos/as, esto implica una pérdida de 3.500 años de vida. Es decir: En Dinamarca se ganan anualmente un total de 36.500 años de vida gracias al uso de la bicicleta.

Aunque todavía haya un cierto número de factores no estudiados, este cálculo muestra que el uso regular de la bicicleta es beneficioso para la salud de una nación.

¿SEGUÍS CREYENDO QUE HAY QUE USAR CASCO?

Fuentes:
– http://www.ccub.org/
– http://www.esciclismo.com/ampliada.asp?Id=27660
– http://www.change.org/es-AR/peticiones/noalcascoobligatorioconbici

Anuncios

2 Respuestas a “Uso de Casco…

  1. Se mata más gente en la ducha, por gripe o atropellados en un paso de cebra al año pero aquí se quiere a obligar a circular con un casco(que no tiene la eficacia del integral de motos) que según los últimos metaestudios reduce daños entre un 2-26%.
    Con ello habrá gente que dejará la bici y van a aumentar el nº de muertos por enfermedades asociadas al sedentarismo como diabetes y cardiovasculares (son 130.000 al año en España). Además al haber menos ciclistas en las calles los que queden estarán más expuesto y aumentará la siniestralidad.
    Casco bici sí, impuesto nunca.

  2. Nada te da seguridad del 100%, a mi el casco me salvó por lo menos en 3 ocasiones de graves heridas y varias veces de golpes que no fueron importantes pero al menos ni siquiera me lastimé. Por tanto creo que definitivamente SI al casco!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s